Todo empezó en 1952. Alguien tuvo una idea y dijo ¿por qué no?. Así nació Saez Merino. Años más tarde, en 1958, la compañía llegó a crecer hasta convertirse en un grupo textil y de confección a la vanguardia de la moda, creando las marcas que hoy visten los cuerpos más frescos del planeta. Actualmente, Sáez Merino es reconocido en todo el mundo no sólo por sus productos, sino porque marca la diferencia con el resto de los fabricantes de ropa vaquera: "es el único" que realiza íntegramente todo el proceso productivo en sus propias instalaciones, Valencia y Castellón, España. ¿Y esto qué quiere decir? Simplemente calidad.