Con mucho cuidado y absoluta perfección. Y es que el proceso se realiza mediante cabezales de corte automáticos, provistos de un software que permite su incorporación al sistema de trabajo informatizado. Además, mediante controles permanentes, se evita la salida de prendas que no superen nuestro exigente test de calidad.