Es todo un arte, como tiene que ser. Ya que la costura se organiza en cada fábrica por grupos de producción en cadena, según las diferentes operaciones, por productos y marcas. Este proceso, dispone de máquinas de coser específicas para cada tarea: ojales, botones, costuras, bolsillos, bordado electrónico, etc. Y todas ellas, son manejadas por el alma de la empresa: nuestro personal cualificado.